Consejos para preparar un examen oral

Cuando se acerca la época de exámenes los nervios te invaden, pero puedes planificarte y controlar la situación. Desde Abalar te traemos consejos clave para preparar un examen oral.

Organiza el temario

Necesitas estructurar el temario que puede ser más probable que vaya a salir y desarrollarte un mapa mental o esquema, según te sientas más cómodo. Una vez lo tengas realizado, te podría ayudar a sintetizar las ideas clave separarlo en dos bloques: los temas que resulten más difíciles, los cuales estudiarás primero y, posteriormente, los más fáciles.

“Distribuir la información te ayudará a memorizar las ideas clave para tener una conversación fluida a la hora de hacer el examen oral”.

Prepárate la conversación

Una vez tengas todas las ideas y temas clave que pueden salir en el examen oral debes de preparar tu ponencia, ya sea delante de un jurado o con un profesor.

Ambos tienen que evaluar tus conocimientos sobre el tema en cuestión, pero también observarán otros factores como tu expresión y fluidez. Por lo tanto, tienes que estar preparado y practicar, practicar y practicar.

Practica, siempre, practica

No existen exposiciones perfectas, tan sólo trabajo duro y muchas horas dedicadas a conseguir tu objetivo. Piensa que esto es para beneficio propio y cuanto más trabajes en el examen oral, mejor te saldrá el día que tengas que hacerlo.

Desde Abalar te proponemos que primero ensayes contigo mismo, para ganar mayor seguridad, y a medida que vayas repitiendo tu exposición generes confianza. Es necesario que te formules una estructura a la hora de exponer tus respuestas, es decir, que tengan coherencia para la persona que esté escuchando.

Por esta razón, sería perfecto que una vez ganases seguridad realizando la argumentación para ti mismo, pudieses llevarla a cabo con alguna persona con la que tengas confianza como, por ejemplo, algún familiar, amigo o pareja.

Esto último, te ayudará a detectar posibles errores y plantear, de manera conjunta o por tu cuenta, posibles soluciones, cambios de enfoque o escenarios. Además, este ejercicio te ayudará a salir airoso de preguntas trampa, ya que te estarás anticipando a ellas y no tendrás que resolver el apuro en el momento.

“Es mejor prevenir que curar”.

Hipótesis y escenarios incómodos

En los exámenes orales es mejor prevenir que curar. Por ello, recrea hipótesis y escenarios con los que te sientas más incómodo. De esta forma, en el momento que expongas, si te ocurren escenarios parecidos, sabrás cómo reaccionar y qué respuestas son las más adecuadas para ese momento.

El hecho de anticiparte a los problemas te dará mucha seguridad y confianza en ti mismo. Esto se verá reflejado a la hora de realizar un examen oral, ya que los tribunales o profesores le dan valor a la hora de expresarte y comunicar.

Ten una actitud positiva

No ganas nada pensando en negativo. Si has estudiado, le has dedicado horas y has plasmado hipótesis y preguntas trampa, ¿de qué tienes miedo? Ves con seguridad y confianza, pensando en positivo. Es el momento de demostrar tu conocimiento y tu actitud.

Para ello, es necesario que te motives y vayas con energía. Un consejo muy útil es que te pongas música que te relaje o, por el contrario, que te alegre para entrar en ese estado. Los nervios pueden tomar el control de ti en esos momentos, pero no debes de permitirlo. Tu cuerpo es tuyo y tú tienes el control. ¡Recuérdalo!

“Tu cuerpo es tuyo y tú tienes el control. No dejes que los nervios de última hora te amarguen el momento”.

Por último, no te dejes intimidar. Un tip muy útil para no intimidarte es mirar a la zona intermedia de los ojos. Existen muchas personas que se intimidan cuando otras personas les miran a los ojos, por lo tanto, si este es tu caso, la solución para evitar esto sería mirar en ese punto.

Desde Abalar esperamos que te hayan servido los consejos que mencionamos anteriormente. Ahora es el momento de la acción. ¿A qué esperas? Estás más preparado de lo que tu mente cree. ¡Convéncela de que sí!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.