Preparar oposiciones en grupo

Trabajar en grupo para aprobar las oposiciones

Tanto si estás en una academia o preparador como si preparas la oposición por tu cuenta, la creación de grupos de estudio te puede ayudar en distintas facetas de tu preparación de cara a superar el objetivo.

Básicamente, los grupos de estudio para oposiciones consisten en la  reunión y organización de varios opositores con el fin de superar las pruebas para ser funcionario . Así de simple. Algunas características de un grupo de estudio son:

  • Tiene un objetivo común. Todos los miembros deben tener la misma meta y ser una asociación tipo win-win donde todos ganan.
  • El número de participantes dependerá de cada caso. Mínimo dos personas como es lógico y como máximo el número de personas que permita una buena organización
  • Aunque no es obligatorio, suele existir la figura del líder que se encarga de reunir a los participantes y llevar las pautas principales del grupo
  • Se convocan reuniones o quedadas donde plantear los planes de estudio y realizar los seguimientos

Ventajas de los grupos de estudio

Si consigues reunir un grupo de estudio con opositores competentes puedes obtener grandes beneficios para conseguir tu aprobado. Estos son algunos de esos beneficios:

  1. Ganar implicación, disciplina y motivación: El hecho de formar parte del grupo exige cumplir las normas del mismo. Fijar un calendario, tener lista las tareas o llevar el estudio al día te ayudará a tener una disciplina adecuda. Del mismo modo, el compartir tu día a día con otros compañeros te dará una dosis extra de motivación
  2. Compartir recursos: Cada participante del grupo pone a disposición de los demas toda la “documentación” de la que dispone sobre la oposición. Tests, exámenes, actualizaciones, etc se ponen en común de modo que se puedan aprovechar por todos los miembros.
  3. Resolución de dudas: Si estudias por tu cuenta en muchas ocasiones aparecen dudas que no puedes responder. Al poner estas dudas en conocimiento del grupo es más probable que alguien sepa la respuesta correcta. Igualmente tu puedes solventar dudas de otros compañeros. Como decimos la relación del grupo es de beneficio mutuo.
  4. Realización de tareas distribuidas: Imagina poder repartir algunas tareas con el resto de tus compañeros. No tendrás que invertir tanto tiempo en hacerlas tu mismo y podrás usarlo para otros asuntos. El ejemplo perfecto es la realización de esquemas y resúmenes. Cada miembro se encarga de una parte y después se pone en común a todos los participantes.

Condiciones para que funcione el grupo de trabajo

Eso sí, para que funcione este grupo se tienen que dar una serie de condiciones. No hay que perder de vista que se trata de una estrategia de aprendizaje, así que hay que organizarlo y planificarlo adecuadamente para que no sea un mero contacto social, que puede servir de apoyo, pero no es de lo que se trata. Yo te recomendaría una serie de requisitos:

  • Un grupo de entre tres y cinco personas máximo, no más. Menos no es un grupo y más es difícil de coordinar, que se de la afinidad necesaria entre los participantes, que todo el mundo asuma el nivel de compromiso necesario, e incluso que se cumplan las citas regularmente. Tres o cuatro es el número ideal.
  • Cierta afinidad, deben de ser personas con las que te entiendas bien, con las que compartas una visión aproximada sobre la educación, con las que puedas compartir ideas, no tienen que ser ni de la misma especialidad, pero sí lo suficientemente cercanas para evitar conflictos y discusiones que no harían más que entorpecer el trabajo.
  • Sinceridad, se trata de ayudarse mutuamente para lo que todos deben dar sus opiniones sinceras sobre lo que los otros proponen. No se tratan de felicitarse mutuamente por el trabajo realizado, ni por ayudar a buscar justificaciones, al contrario se trata de apoyarse mutuamente pero a través de la exigencia, la seriedad y la valoración del esfuerzo realizado, pero desde la crítica constructiva necesaria para mejorar.
  • Compromiso, hay que tomárselo en serio, estamos de oposiciones, todo el mundo tiene mucho trabajo y se trata de aprovechar el tiempo, ser puntual en las reuniones, no desviarse del tema de trabajo, llegar a las reuniones con los deberes hechos, etc. Si alguno de los componentes no puede mantener el ritmo o los compromisos adquiridos, lo mejor será invitarle a abandonar el grupo para evitar que lo haga fracasar. Aclararlo desde un principio evitará situaciones tensas más adelante.

Cómo lo hacemos. Estrategias para crear el grupo ideal para aprobar las oposiciones

Vamos a ver cómo podemos ponernos desde ya (ahora es un buen momento para crear un grupo) y empezar cuanto antes.

  • Buscar a las personas para formar el grupo. Pueden ser compañeros que trabajen en el mismo centro, lo que facilitaría mucho las reuniones; compañeros de la carrera si aún no estamos trabajando, e incluso podemos hacer un grupo online, hay muchas herramientas que os permitirán conectados y compartir aunque no podáis reunirnos físicamente. De hecho es en Facebook o en los foros donde muchas veces compartes experiencias con otros opositores, pues algo así vamos a hacer, pero de una forma organizada y mucho más productiva.
  • Decidir la frecuencia de las reuniones, semanal o quincenal es lo más adecuado. También la duración, no se trata de perder una tarde con compañeros, es una sesión de trabajo, una estrategia de aprendizaje y debemos programarla como tal. Decidir el lugar de reuniones, la hora de comienzo y la duración y tratar de que se cumpla en cada caso es muy importante.
  • Acordar una vía de comunicación, lo más fácil es el whastapp, pero el correo o un grupo privado de Facebook también pueden ser útiles.
  • Planificar una dinámica adecuada para las sesiones. Hay que evitar que se conviertan en un rato de charla o de «terapia de grupo», lo mejor es planificar lo que se va a hacer en cada reunión, todo lo que se nos ocurra, pero de forma organizada, dedicando una parte proporcional de la sesión al trabajo de cada uno y evitando las pérdidas de tiempo.
  • Elegir un coordinador, sería lo ideal, alguien que dinamice el grupo, que asuma algunas funciones que harán que funcione mejor y que sea más productivo, puede realizar tareas como recordar las citas, organizar las sesiones, conducir la conversación para evitar que nos dispersemos y terminemos simplemente charlando de cosas varias o quejándonos de lo injusto de nuestra situación pero sin a avanzar en lo que realmente nos interesa.

Propuesta para la organización de tu grupo

Como decía hay que programar a que nos vamos a dedicar en las reuniones. Hay muchas posibilidades, quizá lo mejor sea probar y analizar como nos funciona.

También dependerá de si todos los participantes son o no de la misma especialidad, ya que esto nos ofrecería posibilidades «extra» y también de cómo vayamos avanzando en la preparación de la programación didáctica y acercándonos a la fecha de la oposición:

  • Podemos empezar informando de cómo vamos, cómo ha ido todo desde la sesión anterior, si hemos conseguido los objetivos que nos habíamos propuesto.
  • Identificar los problemas que hemos tenido y como los hemos resuelto o pedir ayuda, es muy probable que nuestros compañeros hayan pasado por problemas similares y su experiencia nos servirá.
  • Exponer unidades de la programación didáctica o incluso su defensa cuando lleguemos a ese punto. Esta parte será muy, muy valiosa en tu preparación para las oposiciones, aquí es donde tiene que verse el compromiso y la honestidad de la que hablábamos al principio, es necesario ser sincero, actuar de abogado del diablo, señalar las debilidades para que se pueda realmente mejorar.
  • Proponer y dar respuesta a casos prácticos y valorar críticamente las soluciones dadas. De nuevo cuatro ojos ven más que dos.
  • Compartir soluciones e ideas que hayamos probado con éxito durante la semana. Desde estrategias de estudio hasta recursos para la programación o aplicaciones para el móvil o la tablet que os estén ayudando.
  • Proponer nuevos objetivos para la próxima sesión: temas estudiados, unidades realizadas, mejora de secuencias didácticas, simulación de exámenes… y planificar la intervención de cada uno. Hay que salir con la sensación de tener «deberes» y un compromiso con los compañeros de que estarán para la semana próxima.

Si el grupo está formado por compañeros de la misma especialidad además de todo lo anterior se puede hasta cierto punto repartir el trabajo. Por ejemplo cada uno se puede encargar de actualizar o resumir un cierto número de temas. Incluso la programación podría realizarse de manera compartida, aunque en ese caso es necesario asegurarse de no coincidir en el tribunal, por lo que los apellidos deben estar alejados en el orden alfabético, claro.

Decidas lo que decidas, no olvides que en Abalar te esperamos con los brazos abiertos para ayudarte a sacarte tu oposición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.