Opositar y trabajar ¿Cómo combinarlo?

 

Preparar cualquier oposición no es nada fácil. A la presión de aprenderte todo el temario para la fecha marcada, cumplir con el estrés que esto supone y aprobar, súmale el hecho de tener que combinarlo con tu trabajo.

Hay oposiciones que directamente hacen inviable compatibilizar ambas cosas. Pero nadie vive del aire, y hay gente a la que no le queda más remedio que prepararse sus oposiciones mientras cumple con su jornada laboral y, es más, hay ciertas ventajas de hacer amabas cosas a la vez.

Si tu eres uno de los que se encuentra en esta situación y vas a opositar y trabajar al mismo tiempo, sigue leyendo porque este post te va a interesar.

Hoy te vamos a dar unas pautas que te permitan compatibilizar ambos trabajos, sacándole el mayor rendimiento y obteniendo los mejores resultados.

  1. Lo primero que tienes que tener en cuenta, es que la base del éxito de opositar trabajando, es la misma que si únicamente dedicas tu tiempo a opositar. La motivación, la planificación y la constancia tienen que ser tus pilares fundamentales y vitales. Rodéate de un ambiente relajado y que te motive. Evita situaciones ajenas que te produzcan un estrés extra que durante estos meses no te vas a poder permitir. ¡No añadas más piedras a tu mochila!

 

  1. Se consciente de que tu sacrificio va a ser el doble. El tiempo libre que pudieras tener mientras no estas estudiando lo vas a dedicar a trabajar. Esto no tiene porque ser algo negativo necesariamente. La “obligación” de tener que cumplir con tu jornada laboral va a hacer que desconectes durante unas horas y centres tu cabeza en otros temas. Esta demostrado que tener momentos de desconexión total mientras preparas tu oposición ayuda a mejorar tu rendimiento de manera notoria.

 

  1. Plantéate un calendario realista. Puede que, al compatibilizar tu trabajo y las oposiciones, el tiempo que dediques a tu preparación sea mayor, pero esto no tiene porque ser un problema. Lo importante es llegar a la meta y como todo en la vida, será cuestión de tiempo porque el resultado va a ser el mismo.

 

  1. Organiza tu horario, dejando tiempo para descansar. Si, aunque parezca que compatibilizando trabajo y estudio no vas a tener tiempo de nada es indispensable que dedique momentos a tu descanso personal. Sin descanso no habrá rendimiento y sin rendimiento no obtendrás los resultados que deseas. Si tu jornada laboral es de mañana, de tarde o completa dedica de mínimo 5 horas diarias al día al estudio y aprovecha al máximo los fines de semana. Aprovecha los fines de semana al máximo, pero dejando también tiempo para el descanso. Lo ideal es que al menos una tarde la dediques a desconectar al 100%.

 

  1. Aprende a priorizar. Conocer nuestros puntos débiles de antemano, nos ayudara a evaluar nuestros conocimientos y a plantearnos un buen sistema de estudio. Una práctica muy útil, es la de puntuar determinadas partes del temario. Saber que partes te llevaran mas tiempo, te ayudará a priorizar tu trabajo de estudio mientras repasas.

 

  1. No te rindas. Tendrás momentos en los que querrás abandonar porque la situación y el estrés te superen. Cuando llegue este momento, dedícate un día a ti mismo y a los tuyos. Queda con amigos, familiares, date un paseo y oxigénate.

 

La práctica de alguna actividad deportiva, aunque sea una vez por semana, es altamente recomendable. Liberar endorfinas y tener tu mente centrada en una actividad opuesta al estudio te servirá para despejar la mente y bajar tus niveles de estrés.

 

  1. Aprovecha el momento. Como el tiempo apremia, existen numerosos trucos para recordar datos mientras haces otras cosas. Trabajar con buenas técnicas es básicamente fundamental para rendir al máximo sin desperdiciar nuestro esfuerzo y tiempo. Dejar notas por la casa, grabar temas en el iPod y escucharlos de camino al trabajo o si tu trabajo te lo permite mientras trabajas, parecen tonterías, pero tienen resultados altamente positivos. Experimenta con las diferentes técnicas de memoria que se te ocurran o conozcas y quédate con la que te sea más efectiva.

 

  1. Como último consejo, para opositar y trabajar a la vez, confía en ti. Opositar y trabajar a la vez no es una locura. Si hay gente que ha podido hacerlo con éxito tu también puedes. La máxima para cualquier opositor es tener claro que el tiempo que vas a necesitar para superar con éxito tu oposición y obtener el aprobado, va a ser inversamente proporcional a tu motivación.

 

Si estás pensando en prepararte oposiciones para Policía Nacional, Guardia Civil, Policías Locales y Fuerzas Armadas, así como para el acceso a otros cuerpos de las administraciones públicas, en Abalar Formación nuestra meta es cada alumno. Si vas a compatibilizar tus oposiciones con tu trabajo, te ayudaremos a lograrlo con éxito compartiendo tu constancia y esfuerzo.

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.