Cómo afrontar las oposiciones después de años sin estudiar

¡Madre mía! Ni te acuerdas la última vez que abriste un libro para ponerte a estudiar, quizás incluso desde el colegio y ¡mira que ha llovido! ¿te supone todo un mundo el ponerte a estudiar ahora sin que tengas el hábito o sepas cómo hacerlo? Te damos una serie de consejos y pautas para que seas consecuente y organizado para estudiar cada día. ¡Lo conseguirás!

Preparar unas oposiciones  requiere de organización y sobre todo de compromiso. De saber que si quieres conseguir tu plaza tendrás que estudiar duro para conseguirlo… pero el “estudiar duro” no debe porque significar un gran muro para ti. Puedes aligerar este periodo y tomártelo todo de una forma más relajada y organizada sabiendo cómo estudiar y cómo aprovechar mejor el tiempo. Es mucho tiempo sin estudiar, lo sabemos, pero tu objetivo es el que es y no debes porque darte por vencido a la primera de cambio.

No pienses que el llevar años sin estudiar, quizás desde que acabaste el colegio o el instituto e incluso la universidad, puede resultar un hándicap para ti, ¡ni mucho menos! Al final, como se suele decir “todo es ponerse” y una vez cojas el ritmo y veas los avances en el aprendizaje y asimilación de la materia verás como tu esfuerzo está valiendo la  pena, ¿te animas a estudiar unas oposiciones?  Adopta estos hábitos y sácate la plaza con nosotros.

Estudiar unas oposiciones tras años sin estudiar

Paciencia, sobre todo. Los primeros días te va a costar mucho, sobre todo si vas a estudiar unas oposiciones tras años sin estudiar. Debes tener paciencia contigo mismo y si tienes aptitud y quieres conseguir tus objetivos en pocas semanas conseguirás adaptar un sano hábito de estudio.

Apúntate a una academia. Es lo mejor para aprender a estudiar oposiciones y adquirir hábitos de estudio que no sabías o habías perdido más allá de, además, acertar con el temario que debes aprenderte sí o sí. Apuntarte a una academia y aprobar tiene mayor tasa de éxito que hacerlo por ti solo.

Planifica tus avances. Planifica el temario de tus oposiciones por semanas y avanza poco a poco pero avanza bien y dedica al menos unas horas en repasar lo aprendido para asentar los conocimientos adquiridos. Es mejor que sepas poco pero bien que muchos temas pero mal.

Fuera distracciones. El peor enemigo de estudiar unas oposiciones, sobre todo si no tienes hábito, son las distracciones que puedas tener. Apaga las redes sociales, silencia tu móvil, no te pongas a ver la televisión, te pases más horas de las necesarias en el gimnasio o no “estudies un día y otro descanses”. Al final todo esto te hará menguar tus ganas de estudiar.

No quieres avanzar rápidamente. No quieres saberte todo cuanto antes. Sé racional y piensa que estudiar una oposición requiere una temporada previa de estudio. Mejor que avances bien con lo que sepas que no querer abarcar demasiados temas y en realidad no saberte ninguno como Dios manda.

Un buen espacio de estudio.Escoge un lugar que te de tranquilidad, confianza y sobre todo concentración para estudiar, sin distracciones visuales. Con un espacio amplio para apuntes, libros y el pc, una silla de estudio cómoda y una buena iluminación.

Unas horas al día. No hace falta que comiences estudiando jornadas maratonianas ni mucho menos. Es recomendable que al estudiar unas oposiciones tras años sin estudiar empieces poco a poco ampliando gradualmente tus horas de estudio.

Acepta consejos. Seguro que tienes amigos que han estudiado alguna oposición, pídeles consejos sobre cómo organizarte y cómo empezar, lo más importante. También hay libros que te pueden ayudar en lo relativo a técnicas de estudio.

Cambia de escenarios. Es decir, si te dedicas en cuerpo y alma a estudiar una oposición tras años sin estudiar no te encierres en casa todo el día. Puedes encontrar una biblioteca cercana donde ir por las mañanas y estudiar en casa por la tarde, por ejemplo, ¿no te parece?

Estudiar una oposición sin acordarte ya casi de lo que es “estudiar” puede ser tu primer muro a superar antes de ponerte a ello. Pero con estos consejos en poco tiempo podrás empezar a estudiar, coger el hábito y ver progreso. Es algo así como hacer una dieta: hasta que no te pones a ello, sabes cómo hacerlo y ves resultados no creerás que ha valido la pena pero en cualquier caso el resultado final es lo que cuenta. ¡Ánimo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.